La varianza mide qué tan dispersos están los datos alrededor de la media. La varianza es igual a la desviación estándar elevada al cuadrado.

Monitorear la varianza es esencial en las industrias de manufactura y control de calidad, porque con la reducción de la varianza del proceso aumenta la precisión y disminuye el número de defectos. Por ejemplo, una fábrica produce clavos para carpintería que miden 50 mm de largo y un clavo cumple con las especificaciones si su longitud no difiere en más de 2 mm del valor objetivo de 50 mm. La fábrica utiliza dos tipos de máquina para producir los clavos. Ambas máquinas producen clavos con longitudes distribuidas normalmente y una longitud media de 50 mm. Sin embargo, los clavos de cada máquina tienen varianzas diferentes: la máquina A, con la distribución de línea continua en la siguiente figura, produce clavos con una varianza de 9 mm2, mientras que la máquina B, con la distribución de la línea de puntos en la siguiente figura, produce clavos con una varianza de 1 mm2. Las distribuciones de la longitud de los clavos para cada máquina están superpuestas, junto con los límites de especificación verticales inferior y superior:
Distribuciones de la longitud de los clavos

La longitud de los clavos de la máquina A tiene una variación mayor que la longitud de los clavos de la máquina B. Por lo tanto, cualquier clavo en particular de la máquina A tiene una mayor probabilidad de estar fuera de los límites de especificación que un clavo de la máquina B.

Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies para efectos de análisis y contenido personalizado.  Leer nuestra política